Feeds:
Posts
Comments

Archive for March, 2011

Por eso propongo un brindis, por todo, por las contradicciones, por la seguridad, por el miedo, por equivocarse, por acertar, por soñar, por disfrutar, por llorar, por recordar, por querer, por la libertad, por los pequeños detalles, por el amor, por el odio, por la esencia de cada cosa por muy insignificante que sea, por la locura, por la cordura y por mucho más que no alcanzo a nombrar… pero sobre todo por la PALABRA, por la magnífica, simple, llana, insignificante, poderosa, gritada, susurrada, escuchada y tantas veces, por desgracia, ignorada.. ¡palabra!, porque esto no acabe como un simple arrebato, por continuar estas líneas y que jamás muera la magia de escribir.

 

 

 

 

 

 

 

GRINAIS!

Read Full Post »

Nada era perfecto, nada más lejano. Estaba bien, iba sobre ruedas, con sus altibajos y sus cosas, pero se sobrellevaba haciendo de cada pequeño momento de felicidad un mundo entero, ese rayo de luz que cegaba lo demás y que hacía que todo, absolutamente todo, quedara inundado por esa ilusión.

Pero tenía que haber algo, esa pequeña mariposa capaz de provocar un terremoto al otro lado del mundo al revolotear. Esa chispa que hace que prenda todo lo que llevabas acumulando tanto tiempo. El dedo que empuja esa ficha de dominó y que al caer se lleva con ella a todas las demás. El río que arrastra todo a su paso. El golpe que te hace caer, que te provoca pensar que estás en el fondo, que no sabes si antes ya lo estabas y no te habías dado cuenta, pero que te da la certeza de que ahora sí. La causa de algo, pero desencadenante de un torrente de daños y puñaladas. Algo que te hunde hasta donde no se puede más (o al menos eso parece). Lo que te demuestra que las lágrimas no se agotan y que las ojeras más profundas no son de no dormir. Lo que hace que paseen por tu cabeza miles de pensamientos al mismo tiempo y que no haya una mísera canción o melodía que te haga bailar. Que no hay  monólogo, comedia o payaso que consiga esbozar un proceso de sonrisa en tu rostro. Que no hay nada más oscuro y vacío que tu interior en ese momento. Que te confirma que nada merece la pena y que te recuerda que siempre habrá algo capaz de vencerte porque solo eres una frágil copa de cristal vibrando con cada puñetazo a la mesa y que al final, como todo, se rompe. El culpable  de que no surjan las palabras, de sentir presión, mucha, que notas que la cabeza te va a explotar, que te duele no, lo siguiente, que se hace casi insoportable, que la sientes saturada, repleta y sin espacio para nada más.

Sin embargo todo esto no es lo peor, lo realmente malo es darse cuenta de que el culpable no es otro si no tú, que tú y solo tú as causado todo lo que ahora te atormenta, pero así es, no siempre hay terceros para echarles la culpa y además, esto te sirve para darte cuenta de que tu peor enemigo eres tú mismo y nada puede destruirte más que tú.

Piensas en todo lo que te rodea, el acto o la persona más insignificante recobran una importancia infinita. Sientes multiplicada por mil cada sensación y cada pequeño golpe es más profundo que una puñalada. Te pasan por la mente recuerdos olvidados y momentos confusos pero que te duelen como una patada en el pecho y te dejan sin respiración. Es un tiempo en el que odias el silencio que siempre buscas y adoras, en el que solo te sientes seguro entre esas cuatro paredes de tu habitación y metido en la cama, en el que piensas y piensas y llegas a la gente que realmente te importa. Ellos son los capaces de hacerte daño de verdad, pero descubres que pocos, por no decir que bastan los dedos de una mano para contar, son a los que tú importas. Y sí, estás jodido y mucho, pero en este momento es cuando te das cuenta de quien vale, de quien puede confiar y puede tener por seguro que siempre vas a estar ahí para devolverle todo lo que ha hecho por ti con creces, de quien tiene los huevos de decirte las cosas claras, como jarros de agua fría, de quien no necesita máscaras, ni sonrisas falsas, ni caer siempre de pies, ni tener una imagen, de quien te recuerda que tú eres lo más importante en tu vida y que si no te quieres tú ¿quién te va a querer? Son la parte más sólida y cuerda de ti.

Rabia y mucho más, pero sobre todo rabia, con una debilidad terrorífica, piensas en como puedes ser así, en ese orgullo y el hierro que siempre te recubre, en las consecuencias de cada acto, en la mentira, la hipocresía, en el cinismo y el egoísmo, en lo que lo odias, lo detestas y lo que luchas por eliminarlo de ti mismo, por hacer que eso que tanto repudias no salga de ti, (aunque muchas veces no puedas evitarlo) porque sabes que es lo más dañino y arrasador que existe. Asusta pensar que quizás sea esa la cualidad más humana y lo que nos caracteriza, ese odio y afán de superioridad muchas veces traducido en ansias de aplastar a los demás, que todo lo corroe y pudre. Da miedo darse cuenta de que son motores de causas injustificadas, de ideales ciegos, pero que están por todas partes, que su presencia es permanente y que contaminan todo.

Decepción es la única respuesta ante ello, nunca va a cambiar y el mundo seguirá girando, hasta que pare…

Solo espero que siga habiendo excepciones, gente que se merece todo. Confío en que sigan así, aportando lo mejor de sí mismos para dar el toque rosa que este mundo gris necesita. Son lo más especial y los únicos que se merecen un respeto infinito. Son lo único imprescindible de toda la parafernalia de esta ceremonia.

 Y lo digo así, porque es de la única forma que se.

 ¡GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS! =)

GRINAIS!

Read Full Post »

Brindemos, por este gran circo, por la no credibilidad de las palabras, por no decir nunca lo que se piensa, por no conocer ni a las personas con las que compartes cada día, por la amistad que muchas veces no es más que intereses, por la felicidad fingida, por aprender a poner buenas caras siempre, por la hipocresía, la mentira y el egoísmo, por calcular el tiempo de poner una sonrisa falsa para caer siempre de pies, por todo lo asqueroso de este mundo, por la falsedad de las personas, por la innecesaria justificación de cada acto…Juntemos nuestras copas también porque todo eso nos importe una mierda… porque lo que te hace sonreír, te hace llorar, porque lo que te hace feliz, te hace sufrir… pero ojo! No pienses que porque algo te haga sonreír en momentos, tiene el derecho de hacerte llorar, ni mucho menos confíes en ello. Es más, no confíes en nada, ni en nadie.
Brindo por todo lo dicho y mucho más. Pero sobre todo por seguir pensando en que el mundo es maravilloso a pesar de todo esto.

Read Full Post »

Hello world!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Read Full Post »